El siglo XVIII fue una época decisiva en la historia de occidente, en el periodo de “La Ilustración” o “El siglo de las luces”, se llevaron a cabo grandes descubrimientos que aportaron nuevos conceptos universales a la humanidad. Se habla de la transición de la Europa salvaje hacia la Europa racional.

Se trata de una etapa en que las posibilidades y límites de la raza humana fueron cuestionadas, desde sus creencias hasta su naturaleza, cabe señalar que en el periodo de “La Ilustración” se intentó alcanzar el máximo conocimiento por lo que se impulsaron creaciones filosóficas, literarias y científicas como es el caso de la obra “La Enciclopedia” que contó con aportaciones de distintas ramas.

Además, las nuevas ideas originaron una revolución en la ciencia donde figuras como Galileo Galilei y René Descartes fueron clave en la aportación de una nueva actitud ante la ciencia, lo que generó una revolución científica.

Galileo Galilei fue uno de los máximos exponentes de lo que hoy conocemos como la “nueva ciencia”. Se dice que Galileo aportó las pruebas definitivas para derrumbar el sistema aristotélico a través de experimentos, observaciones astronómicas y sobre todo por una novedosa metodología de trabajo que llamó el “método inductivo”. Por ejemplo, una de las teorías de Galileo Galilei estaba en contra de la creencia de que la Tierra era el centro del cosmos. Esto lo llevó a tener serios problemas con el dogma cristiano, sin embargo también lo llevó a construir el primer telescopio astronómico basado en sus observaciones, y además propuso un sistema planetario que tenía por centro el Sol.

Por otro lado, el filósofo matemático y físico francés René Descartes, también llamado “Renatus Cartesius”, a través de su obra “El discurso del método” abordó la utilización de un método cuya base consiste en apartar las opiniones recibidas y reconstruir todos los sistemas de conocimiento, es decir, la “duda metódica”, sin embargo al igual que Galileo sufrió persecución a causa de sus ideas.

La obra “El discurso del método” fue presentada como prólogo a tres ensayos científicos. En estos textos se ofrecía un compendio de sus teorías físicas entre las que destaca la formulación de la Ley de Inercia y una especificación de su método para las matemáticas.

Imagen: La Vanguardia.

Te recomendamos: