México es una tierra de tradiciones, cultura y mucha historia. Uno de los momentos más apasionantes desde su orígenes y hasta nuestros días es el periodo prehispánico, en el cual surgieron y florecieron grandes y sofisticadas civilizaciones, como es el caso de los olmecas, mixtecas, mayas y mexicas, por mencionar algunos de los más importantes. Precisamente estos últimos tuvieron una amplia mitología. El panteón mexica estuvo encabezado por uno de los personajes más enigmáticos y fascinantes: Quetzalcoátl. ¿Quién fue? Responderemos a estra preguntas en las siguientes líneas.

Quetzalcóatl fue considerado en las culturas tolteca, teotihuacana, maya, olmeca y mexica como uno de los dioses más importantes de su panteón, cuyo etimología de su nombre puede traducirse como serpiente emplumada y que representa la dualidad entre lo terrenal y mundano (que está ligado a la parte reptil) y lo divino y celestial (que está asociado a la parte de ave con la que contaba).

De hecho, entre sus representaciones más frecuentes se encuentra la de una serpiente emplumada; sin embargo, cabe destacar que también se le suele imaginar como un hombre alto, de tez blanca y con barba (representación que hizo que, cuando los españoles llegaron a América fueran confundidos con esta deidad).

Entre sus principales atributos se encuentra que Quetzalcoátl es el señor del conocimiento, de de la fertilidad, de la vida, de la luz, del día y de los vientos, por lo que suele confundírsele con Ehécatl, el dios del viento.

Quetzalcóatl es hijo de Ometecuhtli y Omecíhuatl,padres también de Tezcatlipoca, quien, después de que sur hermano bajara a Tula y viviera entre los hombres, trató de engañarlo para que cayera en vicios. Después del altercado, la serpiente emplumada decidió retirarse por un tiempo, hasta la aparición del quinto sol. Es importante mencionar que esta deidad está íntimamente ligada al planeta Venus, que, en aquel entonces era considerado más bien como una estrella.