Si hay algo que caracteriza al país, en términos culturales, es su amplia variedad de museos que hay a lo largo y ancho de la República Mexicana.

En 2018, la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Lidia Camacho, dijo que en México había un total de 1,300 museos, de los cuales 142 pertenecían a la Secretaría de Cultura Federal, además de hacer hincapié en que gran parte de estos recintos culturales datan de hace varias décadas, e incluso con siglos de existencia.

Al día de hoy la Ciudad de México es la entidad federativa que registra el mayor número de museos, además de otros estados como Jalisco, Veracruz, Chihuahua, Nuevo León y el Estado de México, lugares que en conjunto albergan casi el 30 por ciento de la oferta museística.

¿Qué hace que los mexicanos no vayan a museos?

A pesar de que varios de estos espacios culturales suelen tener precios accesibles, tener entradas sin costo en fines de semana y además ofrecer exposiciones para todo tipo de público y de talla mundial, la visita a estos recintos sigue siendo baja en comparación con otros países, por lo que cada museo ha tenido que emprender distintas acciones de comunicación, relaciones publicas y mercadológicas para atraer a más visitantes y hacer de su museo un espacio más relevante para los mexicanos.

Pero aun con las facilidades que ofrecen dichos sitios, ¿por qué muchos mexicanos siguen sin visitarlos?

De acuerdo con la Estadística sobre Museos 2017, emitida por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 3 son las principales razones por las que se da esta situación:

  • Por falta de publicidad y difusión: 23.3%.
  • Falta de cultura: 22.8%.
  • Nulo interés: 15.5%.

Además de los motivos antes mencionados hay otros factores que, según los mexicanos, influyen para tomar la decisión de no visitar un museo, entre las que destacan falta de infraestructura incluyente que facilite al acceso a personas con discapacidad, falta de visitas guiadas, pocas o ninguna actividad alterna a la muestra museográfica, así como no ofrecer servicio de Internet gratuito.

Ante este escenario, varios museos han tenido que adaptarse y ahora apoyarse incluso con la iniciativa privada para incrementar su promoción y hacer más atractivos los recorridos, por lo que la integración de nuevas tecnologías como realidad virtual, video mapping, proyecciones en 3D, desarrollo y uso de aplicaciones móviles, entre otras, han beneficiado a estos recintos culturales.