El siglo XIV fue una de las épocas donde se vivieron gran crisis en todos los aspectos. Registros señalan que en aquellas épocas exhorbitantes epidemias atacaron a la población, entre las más decisivas fue la “peste negra” de 1348. 

Sus efectos produjeron efectos destructivos, por ejemplo, el campo cayó en una crisis debido a una disminución de las cosechas. Los alimentos se volvieron inaccesibles, y se produjo una alza de precios. Posteriormente, la burguesía comenzó a tener un papel más relevante que el Estado, surgiendo así las primeras formas de capitalismo.

El capitalismo es definido como un sistema económico basado en la propiedad privada de los medios de producción y en la libertad de mercado, así como el conjunto de capitales o capitalistas, considerado como entidad económica.

Se estima que el capitalismo se desarrolló durante el siglo XV. Los factores que detonaron el capitalismo fueron los siguientes:

La acumulación de capital. 

El crecimiento de mano de obra asalariada.

La existencia de la manufactura desde el siglo XIII. 

De modo que la creación de la circulación de dinero para la disposición de dinero como un medio de cambio y la creación de empresas mercantiles, dio paso a la figura del empresario. Además, surgieron dos grupos: el capitalista y el asalariado, es decir, quien aporta a la empresa con su trabajo a cambio de un salario. 

A partir del desarrollo del capitalismo han surgido una serie de transformaciones de la sociedad. Comerciantes muy astutos han destacado desde entonces, logrando reunir grandes fortunas. Uno de los primeros personajes considerado uno de los primeros hombres más ricos del mundo fue el francés Jacques Coeur, quien tuvo diez grandes palacios, valuados en 22 ducados de oro. 

El ducado es una antigua moneda de oro, acuñada en varios países de Europa y en diversas épocas.