La biografía de Vincent van Gogh es una de las más interesantes junto con la de otros personajes como Henri de Toulouse-Lautrec, Bernini o Da Vinci. El pintor holandés vivió una vida modesta y llena de vicisitudes, durante la cual realizó más de mil piezas de arte, las cuales no fueron apreciadas en vida, pero que realizó con el apoyo de su hermano hasta que por una crisis de depresión se suicidó. Su arte adquirió entonces la fama internacional que incluso ahora ha sido potenciada al realizar películas sobre él. Debido a su popularidad, muchos museos solicitaron algunas de sus obras más famosas para exhibirlas, como es el caso de Los Girasoles, los cuales ya no podrán salir Museo Van Gogh en Ámsterdam.

¿Por qué Los Girasoles ya no podrán salir del Museo Van Gogh? La popular pieza fue sometida a restauración a principios de enero, fecha en la cual también se le comenzaron a realizar estudios, con la finalidad de determinar cuál era el estado de la obra.

El pasado 29 de enero, después de distintos estudios y análisis, los expertos determinado que Los Girasoles cuentan con un estado estable, pero que al mismo tiempo es frágil: si bien es cierto que las capas de pintura son firmes, las vibraciones, los cambios de temperatura e incluso la humedad podrían tener un efecto negativo en ella.

Con base en la información obtenida del análisis de Los Girasoles, y conociendo su fragilidad, se recomendó que la pieza se quede lo más estable posible y a una temperatura que se mantenga constante, por lo que se recomendaron que no volviera a salir del Museo Van Gogh en Ámsterdam.

Cabe destacar que existen cinco ejemplares de esta pieza, los cuales se encuentran distribuidos entre el Museo de Arte Seiji Togo Memorial Sompo Japan Nipponkoa, en Tokio (Japón), en el Museo de Arte de Filadelfia (Estados Unidos) y el Neue Pinakothek, en Munich (Alemania).