Los 5 mejores discursos que todos deben escuchar al menos una vez en la vida

Las palabras pueden cambiar al mundo y he aquí cinco grandes ejemplos.

533

Conocido por dormir en una tinaja a las afueras de Atenas y de masturbarse frente a todos en el ágora (plaza pública de las ciudades griegas), Diógenes el Cínico, originario de la localidad de Sínope, escuchó la definición que Platón había hecho de el ser humano: un animal de dos pies y sin plumas. El filósofo se detuvo a pensar un momento, entonces tomó una gallina, la desplumó y la lanzó en la Academia (escuela fundada por el discípulo más célebre de Sócrates) y gritó “he aquí el hombre de Platón”. Han pasado siglos milenios desde que paso esta situación y nos seguimos preguntando qué es un ser humano.

Si bien sería difícil al ser humano en su totalidad, lo cierto es que hay un elemento muy característico de nuestra especie: el uso de la palabra, la cual, además de ser utilizada en la comunicación cotidiana, puede ser usada como una herramienta para convencer.

Desde la antigüedad, esto es bien sabido por las personas: se estima que buena parte de la Iliada discurre entre los discursos declamados por los grandes generales como Néstor, Agamenón, Aquiles, Odiseo. Pero no fue hasta que Corax (aunque otros dicen que Empédocles de Agrigento) fue quien se dispuso por primera a poner en un sistema organizado el modo en el que se hace un discurso persuasivo, método que fue compartido con su alumno y posterior rival en los tribunales, Tisias.

Desde entonces, el ars bene dicendi (el arte del bien expresarse), como definían muchos a la retórica, vio pasar a algunos de los oradores más grandes de la historia: Demóstenes, Pericles de Atenas, Cicerón, Julio César, (y más recientemente) Abraham Lincoln, Martin Luther King, John F. Kenedy, Winston Churchill, Ricardo Flores Magón, Salvador Allende y Barack Obama son algunos de los nombres que han quedado ligados a palabras tan poderosas que llegaron a cambiar el mundo en algunas ocasiones y que han quedado grabados en la memoria.

Palabras, gestos, entonación de la voz son conceptos que no se logran comprender en lo abstracto y que necesitan degustarse con el oído para comprender el gran impacto que generaron. Por este motivo, te dejamos los 5 mejores discursos que tienes que oír al menos una vez en la vida.