La Favorita, ¿por qué se puede robar las preferencias en los Oscars?

Dirigida por el griego Yorgos Lanthimos, La Favorita es una cinta que destaca por su producción y especialmente por las actuaciones de su elenco.

Estamos a unos días de que se lleva a cabo la nonagésima primera edición de los premios Oscars, uno de los galardones más importantes de la industria cinematográfica (junto con otros como los palmares del Festival de Cannes o el León de Oro de la Mostra de Venecia) y quienes ya han visto algunas de las producciones nominadas cuentan ya con una favorita. Sin embargo, hay una película que se ha robado las preferencias de los críticos y los espectadores: La Favorita (The Favourite, 2018), del director griego Yorgos Lanthimos.

La Favorita está ambientada en el siglo XVIII, en la los tiempos en que Inglaterra y Francia se disputaban parte del dominio del continente americano, y se centra en la lucha entre Lady Marlborough (Rachel Weisz) y Abigail Masham (Emma Stone) por la preferencia de la Reina Ana (Olivia Colman), para lo cual estas dos mujeres harán todo lo que esté en sus manos para hacerse con el poder que otorgaba dicha posición favorecida.

Yorgos Lanthimos pone una atención sumamente meticulosa en todos los detalles de La Favorita: desde la locación hasta el vestuario sobre salen no sólo por su particular belleza, sino también por todos los detalles que los componen y que parece ser una viva fotografía de la época.

Sin embargo, si hay algo que sobre sale del resto de las piezas que conforman a La Favorita son las actuaciones impecables de Rachel Weisz, Olivia Colman y Emma Stone. Especialmente la actriz que interpreta a la reina se mete de lleno en su papel, cuyo personaje se transforma a lo largo del largometraje de tal modo que muestra la descomposición que vive su país.

El uso del lente gran angular en buena parte de la cinta permite que se puedan lograr tomas que resaltan por su belleza y su elegancia.

En lo que refiere propiamente al guión, Yorgos Lanthimos (quien esta vez no participa como guionista a diferencia del resto de sus producciones), llama la atención por mostrar lo absurdo de la vida real.