Conoce los principales subgéneros del cine de terror

Aunque todas asustan, o al menos lo intentan, no todas las películas de terror son iguales, ya que cuenta con sus subgénero que vale la pena conocer

Brujas, charros endemoniados, espíritus chocarreros que roban niños y enfermeras fantasmas son algunos de los seres de ultratumba que nos muestra la fascinación de mexicano por todo aquello que está relacionado con “las cosas de miedo”, como se les conoce popularmente. Esto hizo que en 2017 México se posicionara, de acuerdo con The Relative Popularity of Genrs Around the World, como el país que más consume películas de terror. Sin embargo, no todas las cintas de este tipo son iguales, sino que caen en algunos de sus subgéneros. ¿Conoces los principales?

Antes de entrar de lleno en algunos de los principales subgéneros del cine de terror habrá que hacer la aclaración de que el terror y el horror en el cine son cosas distintas: la primera por lo regular hace referencia a fuerzas naturales y cotidianas que ponen en riesgo a alguien (por ejemplo, un asesino serial), mientras que el horror se centra en lo sobrenatural principalmente.

El thiller es considerado como uno de los principales géneros del cine de terror (aunque otros lo clasifican como una categoría completamente aparte). En este tipo de cintas, por lo regular, se busca resolver un crimen, el cual está asociado a un asesino. Un gran ejemplo es Se7en: Los siete pecados capitales (Seven, 1995).

Películas como Los Pájaros (The Birds, 1963), Tiburón (Jaws, 1975) e incluso Terror bajo la tierra (Tremors, 1990) son ejemplos de lo que se conoce como terror natural, donde animales o elementos de la naturaleza se ponen en contra de las personas.

Uno de los subgéneros del cine más fascinantes es el que se conoce slasher, el cual tiene una trama sencilla en la que se nos muestra a un asesino que va cazando a un grupo de adolescentes con poca o nula presencia de los adultos. Pesadilla en la calle del infierno (A Nightmare on Elm Street, 1984), Halloween (Halloween, 1978) y Viernes 13 (Friday the 13th, 1980), son algunos de sus mejores representantes.

Uno de los subgéneros más incomprendidos del cine de terror es el gore. Por lo regular, las grandes cantidades de sangre, las mutilaciones y las altas dosis de violencia le parece a muchas personas como innecesarias; sin embargo, tienen la finalidad de mostrar la fragilidad del cuerpo humano. La masacre en Texas (the Texas Chain Saw Massacre, 1974) es un gran ejemplo.

El metraje encontrado y el falso documental son subgéneros que suelen confundirse frecuentemente; sin embargo, aunque los dos representan filmaciones hechas de manera amateur, la primera hace referencia a cintas cuyo origen se desconoce y fueron encontradas y la segunda es, precisamente como un documental. EL proyecto de la Bruja de Blair (The Blair Witch Project, 1999) es un buen ejemplo de ambos.