Conoce algunas etimologías curiosas que tienen algunas palabras

Arre, dios, trabajo son algunas de las palabras que usamos todos los días, pero que esconden una interesante etimología que hay que conocer.

63

Las palabras tienen su propia historia. Desde su origen y hasta su desarrollo actual han pasado por una serie de cambios, algunos menos notorios que otros. Pero para comprenderlas mejor, es importante ir a su etimología y comprender bien su significado. A continuación te dejamos un listado con algunas de las etimologías muy curiosas con las que cuentan algunas palabras.

Arre es una de las palabras que se ha popularizado en el habla coloquial de las personas en los últimos años. Sin embargo, cuando nos dirigimos a su entrada en el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia del Español (RAE), podemos apreciar que, a diferencia de otros conceptos, ester vocablo no cuenta con su raíz.

Entonces, ¿de dónde viene? Según Mefistófeles aprendió gramática, este concepto viene del latín “ad rem” (al asunto, al trabajo), el cual derivó en arre.

Otro de los conceptos que tiene una etimología interesante es el de la palabra dios. Este concepto proviene del latín “deus”, además de que también comparte raíz con el griego ‘dios’, que era usado para referirse a Zeus. Ambos términos tiene una etimología común en el indoeuropeo, la cual hace referencia a la luz.

Trabajar es otra palabra que cuenta con una interesante etimología. Para muchas personas, el tener que laborar es parecido a un suplicio, pero para los romanos, el término tripaliare (de donde surge el actual concepto de trabajar) realmente hace referencia a la tortura.

Poco se han detenid a pensar cuál es el origen de la palabra chicle mientras mastican uno de estos dulces, pero de acuerdo con Intermundial, se considera que este término adquirió el nombre del pueblo donde fue creado: Chicle, en el estado de Colorado, en Estados Unidos.

Finalmente, la palabra siesta proviene de una costumbre en la antigüedad, cuando se recomendaba, después de “la sexta hora” (que equivale a nuestro medio día), tomar un descanso. Esta frase finalmente evolucionó al significado con el que cuenta actualmente.