El Día de Muertos en México conlleva toda una serie de celebraciones y rituales que se han vuelto una tradición con el paso de los años. Noviembre es incluso uno de los meses favoritos de muchas personas por lo que representa, y es que poner el altar de muertos, disfrazarse y pedir dulces, son actividades de las que no se puede prescindir.

Al respecto, el portal México desconocido hace una lista con propuestas de destinos ideales para los aventureros que buscan conocer otros culturas y que quieren compartir las suyas con los otros. Estos 4 lugares están a un par de horas de la CDMX y uno de ellos incluso se ubica en las alcaldías de la ciudad.

1. Mixquic, Ciudad de México

Al sureste de la CDMX podrás encontrar el Barrio Mágico de Mixquic, un lugar que se llena de flores y color, además de gente que visita a sus muertos en el panteón de San Andrés. Aunque la idea puede parecer un poco descabellada, este panteón se vuelve el escenario más hermoso durante el Día de Muertos y por muy extraño que parezca, el lugar es toda una fiesta para celebrar con los espíritus.

2. Huasteca Potosina, San Luis Potosí

La Huasteca es un lugar que se puede visitar incluso en temporada baja. Durante el Día de Muertos, la celebración que se lleva a cabo, es conocida como Xantolo y es la más representativa para el pueblo.

3. Huaquechula, Puebla

Durante los primeros dos días de noviembre, Huaquechula se llena de altares que fusionan las tradiciones prehispánicas con las actuales. El lugar está lleno de caminos marcados con flores de cempasúchil para recibir a los muertos, quienes llegan rodeados de copal e incienso.

4. Pátzcuaro, Michoacán

Gracias a la isla de Janitzio, Pátzcuaro es uno de los lugares que se ponen más bellos durante esta temporada. El lago se llena de flores y las canoas llevan y traen veladoras que iluminan el camino de los muertos. El pueblo también es todo un escenario, ideal para alimentarse y beber ponche.