La idea de que una obra expuesta en museos solo está ahí para ser contemplada desde cierta distancia, y sin que exista la posibilidad de que los asistentes, ha dejado de ser funcional y atractiva para el público, pues ahora busca ser parte del espacio que lo rodea y participar activamente de la exposición.

Ante esta situación, los recintos culturales han tenido que innovar no solo en su curaduría, montaje y obras mostradas, sino también en su comunicación y forma de promocionarse, de tal forma que cada muestra exhibida sea mucho más inmersiva e invite al público a interactuar activamente.

Nuevas tecnologías y datos, tendencias al interior de recintos culturales

Mucho se habla de la integración de nuevas tecnologías en campañas de marketing realizadas por empresas. Sin embargo, al ver los resultados positivos que éstas arrojan, los museos han puesto atención en estas herramientas tecnológicas y, en muchos casos, han sido aplicadas en obras específicas o al interior del recinto, algo que lejos de convertirse en un lujo se ha tornado una necesidad para incentivar un mayor número de visitas.

Datos revelados en un estudio elaborado por Axiell, estima que cerca del 86 por ciento de los museos en el mundo consideran que integrar nuevas tecnologías para fomentar nuevas relaciones con sus visitantes hace más fuerte esa relación, siendo las redes sociales un canal clave para la interacción con su audiencia.

Ante la necesidad de reinventarse y responder de manera eficiente a las necesidades del público, museos como el Palacio de Bellas Artes, apoyado con su partner Spotify, ha creado varias playlist que acompañan la visita de las personas en determinadas exposiciones. Con esta acción y adición de streaming no solo se impacta positivamente en la experiencia, sino también el museo puede actualizar su base de datos de toda la gente que acude, tal como sucede con su implementación de registros a través de tabletas disponibles en diversas salas del recinto cultural, lo cual también permite obtener datos personales de las personas y así poder hacer el envío de noticias, promociones, próximos eventos, ente otros.

Por otro lado la creación de aplicaciones móviles, como lo que hizo Tamayo de la Ciudad de México, recinto que al día de hoy ofrece una aplicación móvil a través de la cual se puede consultar información sobre las obras, horarios, entre otros datos.

Puedes consultar:

Museos: ¿cómo fomentan su promoción y atraen a más visitantes?