Contrario a lo que muchas personas piensan, el lenguaje y todo lo que implica está en una constante evolución, puesto que es un ente orgánico. Desde los sonidos hasta los significados se modifican con el tiempo. Uno de los aspectos que también se han transformado con el paso de los años es el abecedario.¿Cómo ha sido este cambio? En las siguientes líneas hablamos sobre este tema.

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta es que las lenguas primero han surgido en una caseta oral, pero posteriormente se desarrolló el lenguaje escrito. De hecho, la mayoría de las lenguas no tienen sus grafías y recurren a las que tiene otras lenguas. Por ejemplo, el náhuatl recurre al abecedario castellano para fijar ideas por escrito.

Uno de los primeros sistemas de escritura que existieron fue uno donde se utilizaban cuerdas, las cuales, dependiendo de su largo, expresaban una determinada idea. Sin embargo, esto era ineficiente para transmitir pensamientos complejos.

Posteriormente surgieron los pictogramas, en los cuales, cada una de las grafías representaba concretamente una cosa. Sin embargo, ante la gran variedad de objetos objetos que existe en el mundo, se tuvieron que desarrollar muchos signos, lo cual dificultaba su asimilación y difusión por una gran cantidad de personas.

Otro de los problemas que enfrentaban los tipos de escritura que usaban los pictogramas es que difícilmente se podían plasmar ideas abstractas como el amor, el bien, el mal, lo correcto o lo incorrecto. Así es como surgen los ideogramas, los cuales están hechos para transmitir este tipo de conceptos.

Posteriormente se utilizaron dichos signos para representar sonidos concretos. En el caso como el egipcio clásico, los jeroglíficos usaban tanto grafías que representaban los objetos en sí mismos, pero también usaba signos asociados a un determinado sonido en particular.

Posteriormente, el lenguaje escrito evolucionó en lo que se conoce como silabario, en el cual, cada una de las grafías representa una sílaba en particular, la cual podía combinarse con otra para formar palabras. Tiempo después, esto fue sustituido por un abecedario fonológico, en el cada uno de los grafemas estaba asociado a una letra.