La Ciudad de México es un lugar que alberga lugares que, al día de hoy, son referentes no solo en el país, sino también a nivel global. Y es que su riqueza cultural la ha llevado a ser uno de los destinos turísticos más visitados por turistas nacionales y extranjeros, además de ofrecer una amplia oferta de actividades culturales para todo tipo de público. Y dentro de esa variedad, la Cineteca Nacional, más que ser un recinto donde se proyecta lo mejor del cine mundial, se ha convertido en un lugar icónico de la ciudad gracias a su catálogo amplio de servicios y atmósfera que la rodea.

El día de ayer la Cineteca Nacional cumplió 45 años de haber abierto sus puertas por primera vez a los amantes del cine, más de 4 décadas en las cuales ha tenido importantes transformaciones, todas ellas en beneficio de este espacio, pero sobre todo de sus miles de visitantes que, año con año, se dan cita ahí.

Cineteca Nacional, espacio cultural al servicio del público

Aun cuando el 24 de marzo de 1982, un incendio causó importantes deterioros a sus instalaciones, el cual acabó con una parte considerable de su acervo fílmico, esto no impidió que la Cineteca Nacional se restableciera y con el paso de los años se renovara, tanto en en su edificación e imagen como en el tipo de servicios que actualmente ofrece.

Si bien su servicio más demandado son las películas y muestras de cine que ahí se proyectan cada año, la Cineteca ha buscado la manera de incrementar su alcance entre el público, esto apoyado en una serie de servicios a disposición de los visitantes, entre los que destacan:

  1. Acervo fílmico e iconográfico:  está compuesto por alrededor de 5 mil elementos en video, así como 17 mil de material fílmico.
  2. Laboratorio de restauración: un espacio que forma parte de la renovación de la Cineteca, tras el incendio, que tiene como objetivo principal la restauración, misma que comprende cuestiones desde el diseño y desarrollo de metodologías de evaluación, hasta investigación e intervención de material fílmico.
  3. Centro de documentación: aquí se reúne un gran acervo de documentos especializados en el séptimo arte a nivel global, abierto a consulta del público, compuesto por más de 16 mil libros, tesis, folletos y catálogos, además de revistas especializadas y contenido hemerográfico.
  4. Videoteca Digital: espacio de consulta e investigación que ofrece alrededor de 7 mil títulos, entre cine mexicano y mundial, material al que se puede acceder a través del sistema de consulta digital disponible en 21 estaciones, el cual brinda servicio en un horario de 9 a 18 horas, de lunes a viernes, y los sábados de 10 a 14 horas, de manera gratuita.

Pero la variedad de servicios con los que cuenta la Cineteca no se limitan a los mencionados. En años recientes el recinto se ha encargado de ampliarlos, a fin de mejorar la experiencia de los asistentes y tener una mayor proyección entre el público.

Para ello también realiza proyecciones de filmes al aire libre, así como conciertos o presentaciones de bandas musicales que amenizan dichas proyecciones.

Así mismo ofrece una sala de exhibición de obras de grandes cineastas y fotógrafos que han jugado un rol clave en la historia del cine mundial. Una de ellas y que se mantendrá abierta al público hasta el 3 de marzo es la exposición “Hitchcock, más allá del suspenso”.

Y para contribuir en el aprendizaje y preparación de profesionales en cine, la Cineteca Nacional también ofrece una serie de diplomados, cursos, seminarios, cátedras y talleres que son impartidos en sus instalaciones. Entre la oferta académica que tiene este mes destacan Las rutas del miedo. 40 años de horror en el cine, Charlas de Cine y Literatura, entre otros.

Solo en 2017, esta sala de cine registró un total de un millón 399 mil 912 usuarios, además de que “Las Hijas de Abril” se convirtiera ese año en la cinta mexicana más vista, mientras que Coco fuera la película internacional con más asistentes.

Sin duda, la Cineteca Nacional es ya un referente en la capital del país y una opción donde el cine de calidad prevalece.